Tag Archives: ESA

El “punto caliente” de metano en Estados Unidos es más grande que lo que se esperaba

Según un nuevo estudio de datos satelitales llevado a cabo por científicos de la NASA y de la Universidad de Michigan, un pequeño “punto caliente” ubicado en el sudoeste de Estados Unidos es responsable de la producción de la mayor concentración de metano, un gas de efecto invernadero, que se ha visto sobre Estados Unidos (más que el triple de los cálculos estándar hechos en la Tierra).

El metano es muy eficiente para atrapar el calor en la atmósfera y, al igual que el dióxido de carbono, contribuye al calentamiento global. El “punto caliente”, ubicado cerca de las Cuatro Esquinas, el punto de intersección que comprende Arizona, Colorado, Nuevo México y Utah, abarca solamente alrededor de 6.500 kilómetros cuadrados (2.500 millas cuadradas), o la mitad del tamaño de Connecticut.

El área de las Cuatro Esquinas (en color rojo) es el “punto caliente” más importante de Estados Unidos respecto de las emisiones de metano. En este mapa se muestra cuánto variaron las emisiones de las concentraciones históricas promedio registradas entre 2003 y 2009 (los colores oscuros están por debajo del promedio; los colores más claros están por encima). Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/Universidad de Michigan

El área de las Cuatro Esquinas (en color rojo) es el “punto caliente” más importante de Estados Unidos respecto de las emisiones de metano. En este mapa se muestra cuánto variaron las emisiones de las concentraciones históricas promedio registradas entre 2003 y 2009 (los colores oscuros están por debajo del promedio; los colores más claros están por encima). Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/Universidad de Michigan

En cada uno de los siete años estudiados en el período 2003-2009, el área liberó alrededor de 0.59 millones de toneladas métricas de metano a la atmósfera. Esto es casi 3,5 veces el cálculo para la misma área registrado en la muy utilizada base de datos llamada Emissions (Emisiones, en idioma español) de la Unión Europea para la Investigación Atmosférica Global (Global Atmospheric Research, en idioma inglés).

En el estudio publicado hoy en línea en la revista Geophysical Research Letters, los investigadores utilizaron observaciones llevadas a cabo por el instrumento denominado Espectrómetro de Exploración de Imágenes de la Absorción para la Cartografía Atmosférica (Scanning Imaging Absorption Spectrometer for Atmospheric Chartography o SCIAMACHY, por su acrónimo en idioma inglés), de la Agencia Espacial Europea.

Continue reading

Acercándose a Venus

Venus, un misterioso vecino. Un extraño mundo donde el Sol sale por el oeste y se oculta por el este y el día dura más de un año terrestre. La misión de la ESA Venus Express ha pasado 8 años recogiendo datos sobre la atmósfera y el clima de este planeta tan singular. Gracias a la técnica del "aerobraking", la nave pudo acercarse a la atmósfera de Venus revelando la existencia de olas desconocidas hasta ahora.

Los ecos del Big Bang medidos por BICEP2 podrian ser, por ahora, polvo galáctico

Los últimos datos publicados por el equipo de la misión Planck indican que parte o toda de la señal de los modos de polarización observados por BICEP2 tendrían su origen en el polvo galáctico y no tendría un origen cosmológico.

Presencia de polvo en el cielo según la misión Planck. El recuadro de la derecha incida la región observada por BICEP2. Fuente: Misión Planck.

 El anuncio de la primera evidencia sobre la inflación cósmica y las ondas gravitatorias cuánticas que surgieron tras el Big Bang ha sido valorada por los científicos como uno de los grandes descubrimientos del siglo, un hallazgo extraordinario equiparable al del famoso bosón de Higgs.  Sinc ha hablado con algunos de estos expertos para entender mejor el alcance del descubrimiento y saber cuándo se podría confirmar. Todas las miradas están puestas en los resultados del satélite Planck. Licencia : Creative Commons

En marzo pasado se anunció la detección de modos-B de polarización cosmológicos en el fondo cósmico de microondas por parte del equipo de BICEP2 (ver referencias al final). Era la primera prueba de la presencia de ondas gravitatorias generadas por la inflación cósmica que se dio al comienzo del Big Bang.
El resultado estaba respaldado por 7 sigmas de significación estadística, 2 por encima de lo necesario para calificarse como descubrimiento. Parecía que estos y los chicos de la inflación estaban a las puertas del premio Nobel.
Sin embargo, en ciencia hay que ser cautos y esperar la confirmación de un resultado por parte de otros experimentos. Esta semana se han publicado datos de la misión Planck que menoscaban los resultados de BICEP2. Al parecer, la región del cielo observada por BICEP2 no está tan libre de polvo galáctico como se creía y parte o todos los modos de polarización observados no serían de origen cosmológico, sino que se producirían en nuestra propia galaxia.
Los investigadores de BICEP2 usaron los datos de polvo galáctico que había en el momento, parte de ellos procedentes precisamente de la misión Planck, para restar el efecto. Además apuntaban a una zona del cielo que estaba bastante libre de ese polvo. Eliminando la contribución de ese polvo (y de la radiación sincrotrón) obtuvieron el resultado que más tarde salió publicado.

History of the Universe http://bicepkeck.org/visuals.html The bottom part of this illustration shows the scale of the universe versus time. Specific events are shown such as the formation of neutral Hydrogen at 380 000 years after the big bang. Prior to this time, the constant interaction between matter (electrons) and light (photons) made the universe opaque. After this time, the photons we now call the CMB started streaming freely. The fluctuations (differences from place to place) in the matter distribution left their imprint on the CMB photons. The density waves appear as temperature and "E-mode" polarization. The gravitational waves leave a characteristic signature in the CMB polarization: the "B-modes". Both density and gravitational waves come from quantum fluctuations which have been magnified by inflation to be present at the time when the CMB photons were emitted. National Science Foundation (NASA, JPL, Keck Foundation, Moore Foundation, related) - Funded BICEP2 Program http://bicepkeck.org/faq.html Date 18 March 2014, 12:25:47 Source  http://bicepkeck.org/media/History-of-the-Universe-BICEP2.jpg

Sin embargo, al parecer, hay más polvo del que se asumió. La señal del polvo galáctico es simplemente más significativa y más complicada de lo que los cosmólogos creían. Aún no se sabe si la señal observada procede del polvo en un 50%, en un 75% o en un 100%. Si fiera un 50% la señal cosmológica sólo se mantendría con 3 sigmas de significación estadística.

Continue reading

Descifradas las ondas atmosféricas de Venus, una de las claves para comprender la superrotación de la atmósfera del planeta

La atmósfera de Venus muestra velocidades de hasta sesenta veces la de su superficie, un fenómeno conocido como superrotación cuyo origen aún no cuenta con una explicación satisfactoria
El planeta Venus gira muy lentamente sobre sí mismo, tanto que un día allí dura doscientos cuarenta y tres días terrestres. Pero su atmósfera, que debería rotar también despacio, circunda el planeta en apenas cuatro días. El motor que origina y mantiene esta superrotación atmosférica aún se desconoce, aunque las numerosas ondas que pueblan la atmósfera del planeta podrían jugar un papel importante. Un estudio acaba de identificar la naturaleza de estas por primera vez.

“Venus es un quebradero de cabeza para los especialistas en dinámica atmosférica. Sus vientos superan los cuatrocientos kilómetros por hora, sesenta veces más que la velocidad de rotación del planeta -como comparación, los vientos más veloces en la Tierra están muy por debajo de su velocidad de rotación-“, apunta Javier Peralta, investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) que encabeza el estudio. “Pero tras treinta años de investigación, hoy en día seguimos sin un modelo físico que reproduzca fielmente la superrotación de Venus”, destaca el investigador.

Continue reading

Dudas sobre el descubrimiento del eco del Big Bang

Hace un par de meses los científicos del telescopio BICEP2 anunciaron la primera evidencia sobre las ondas gravitatorias del comienzo del universo, pero sus datos se podrían basar en una mala interpretación de un mapa del satélite Planck que les sirvió de referencia. El rumor se extiende rápidamente por internet, aunque el equipo descubridor defiende su trabajo.
./b_over_b_rect.eps

Los ‘remolinos’ de la controversia, que, según algunos rumores, podrían estar afectados por señales de nuestra propia galaxia. / BICEP2-Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics

Cuando el pasado mes de marzo los investigadores que trabajan con el radiotelescopio BICEP2 en el Polo Sur informaron de la observación de unos ‘remolinos’ o señales de polarización relacionadas con las ondas gravitacionales de los inicios del Big Bang, el hallazgo se valoró como uno de los grandes descubrimientos cosmológicos de la década.

Sin embargo, ahora parece que han surgido discrepancias sobre los datos. Al menos así lo aseguran en internet algunos expertos, como Adam Falkowski, del Laboratorio de Física Teórica de Orsay (Francia) y autor delblog Résonaances, donde plantea sus dudas. La revista Science se hace eco esta semana de la polémica.

Continue reading

Ecos del BIG BANG

Einstein ya predijo que las ondas gravitacionales, una especie de ondas en el espacio-tiempo – tenían que existir. Los descubrimientos en el Polo Sur parecen confirmar su teoría. El anuncio tuvo lugar meses antes de la publicación en otoño de los datos de polarización del satélite Planck de la Agencia Espacial Europea. Tanto BICEP2 como Planck estudiaron la radiación reliquia del Big Bang conocida como fondo cósmico de microondas…

ESA Euronews: Echoes from the Big Bang
Released 23/05/2014
Length 00:08:36
Language English, French, German, Italian, Spanish, Portugese, Greek, Hungarian
Footage Type Documentary
Copyright ESA / Euronews
Description
Scientists are getting closer than ever to understanding the origins of the Universe. For the first time, they have glimpsed behind the veil that covers the ‘Big Bang’ with the announcement that the Background Imaging of Cosmic Extragalactic Polarisation – BICEP2 – experiment at the South Pole had spotted the footprints of something called primordial gravitational waves. These waves may be a sign that a theory known as cosmic inflation can be confirmed. For those studying the Big Bang – the beginning of the Universe – this is big news.

Descargar video en español

Descarga video en ingles

¿Dónde está Gaia?

Copyright ESO Description Disguised in a crowded field of stars, the tiny white dot highlighted in these two images is none other than ESA’s Gaia satellite as seen with the Very Large Telescope Survey Telescope at the European Southern Observatory in Chile. Gaia was launched on 19 December 2013 from ESA’s Spaceport in French Guiana, and is now 1.5 million km away, orbiting a virtual point in space known as L2. From this vantage point, Gaia will scan the sky continuously for the next five years, charting a billion stars in the Milky Way. Gaia’s survey will yield an unprecedented 3D map of stellar positions and motions to investigate the origin and evolution of the Galaxy. Astronomers need Gaia to pinpoint stars to an extraordinary accuracy – for the brightest stars the goal is to measure their position in space to an accuracy equivalent to the size of a euro coin on the Moon as seen from Earth. But to meet such an ambitious requirement, they must know the position of Gaia in the Solar System, too. Fortunately, it is possible – if not easy – to observe Gaia using ground-based telescopes, since small imperfections in the sunshield, and structures like the solar panels and antenna reflect diffuse light. So far away, Gaia is about a million times fainter than is detectable by the naked eye. To measure Gaia’s position in the sky, a network of small and medium telescopes are monitoring the spacecraft on a daily basis. This information is being fed into the orbit reconstruction being performed at ESA’s Space Operations Centre, yielding an accuracy of 150 m on Gaia’s position and of 2.5 mm/s on its motion.   These two images, taken about 6.5 minutes apart on 23 January, are the result of a close collaboration between ESA and the European Southern Observatory to observe Gaia.

Copyright ESO
Description
Disguised in a crowded field of stars, the tiny white dot highlighted in these two images is none other than ESA’s Gaia satellite as seen with the Very Large Telescope Survey Telescope at the European Southern Observatory in Chile.
Gaia was launched on 19 December 2013 from ESA’s Spaceport in French Guiana, and is now 1.5 million km away, orbiting a virtual point in space known as L2. From this vantage point, Gaia will scan the sky continuously for the next five years, charting a billion stars in the Milky Way.
Gaia’s survey will yield an unprecedented 3D map of stellar positions and motions to investigate the origin and evolution of the Galaxy. Astronomers need Gaia to pinpoint stars to an extraordinary accuracy – for the brightest stars the goal is to measure their position in space to an accuracy equivalent to the size of a euro coin on the Moon as seen from Earth. But to meet such an ambitious requirement, they must know the position of Gaia in the Solar System, too.
Fortunately, it is possible – if not easy – to observe Gaia using ground-based telescopes, since small imperfections in the sunshield, and structures like the solar panels and antenna reflect diffuse light. So far away, Gaia is about a million times fainter than is detectable by the naked eye.
To measure Gaia’s position in the sky, a network of small and medium telescopes are monitoring the spacecraft on a daily basis. This information is being fed into the orbit reconstruction being performed at ESA’s Space Operations Centre, yielding an accuracy of 150 m on Gaia’s position and of 2.5 mm/s on its motion.
These two images, taken about 6.5 minutes apart on 23 January, are the result of a close collaboration between ESA and the European Southern Observatory to observe Gaia.

Camuflado entre un sinfín de estrellas, el diminuto punto blanco marcado en rojo en estas dos imágenes no es nada menos que el satélite Gaia de la ESA, visto desde el Telescopio VLT del Observatorio Europeo Austral en Chile.

Gaia se lanzó el 19 de diciembre de 2013 desde el Puerto Espacial de la ESA en la Guayana Francesa, y actualmente se encuentra a 1.5 millones de kilómetros de nuestro planeta, en órbita a un punto virtual del espacio conocido como L2. Desde este puesto de observación privilegiado, Gaia escaneará de forma continua el firmamento durante cinco años para cartografiar mil millones de estrellas en la Vía Láctea.
Continue reading