Tag Archives: Hubble

Encontrado un exoplaneta más pequeño que Mercurio

Un equipo internacional, en el que participan investigadores del programa AstroMadrid pertenecientes al Centro de Astrobiología, han descubierto el exoplaneta más pequeño hallado hasta el momento. El objeto, de menor tamaño que Mercurio, ha sido detectado con el telescopio espacial Kepler, según el estudio que publica esta semana Nature.

Gracias a la gran precisión del telescopio espacial Kepler se ha podido detectar, por primera vez, un exoplaneta más pequeño que Mercurio.

Durante 978 días, Kepler obtuvo señales de tránsito indicadoras de la existencia de tres planetas en las series temporales de datos fotométricos de una estrella parecida a nuestro Sol, aunque más fría, denominada Kepler-37. También se la conoce como KIC 8478994 y KOI-245, y se estima que su tamaño es de un 70 % el de nuestro Sol.

El planeta descubierto es el más interior de este sistema de tres. Según David Barrado, Director del Centro Astronómico Hispano-Alemán, Observatorio de Calar Alto (Almería), miembro de AstroMadrid e investigador del CAB: “Debido a su tamaño extremadamente pequeño, similar al de la Luna, y a su superficie altamente irradiada, Kepler-37b es, muy probablemente, un planeta rocoso sin atmósfera ni agua, similar a Mercurio”.

Pese a la poca luminosidad y a las oscilaciones de baja amplitud asociadas a estrellas frías de secuencia principal, el equipo pudo detectar oscilaciones como las de nuestro Sol en la serie temporal de flujo de Kepler-37.

Se trata de la estrella más densa en la que se han detectado oscilaciones de tipo solar y un análisis asterosismológico de estas oscilaciones permitió medir con precisión los parámetros estelares –radio, masa, gravedad, densidad–.

Para poder confirmar que se trataba de planetas orbitando a Kepler-37, no sirvieron las velocidades radiales ni las variaciones en el tiempo de tránsito, por lo que los investigadores exploraron posibles escenarios astrofísicos –llamados blends o ‘falsos positivos’– que podrían imitar el tránsito de un planeta entorno a Kepler-37 utilizando un software específico y de gran complejidad denominado BLENDER.

Además, se utilizó otra técnica observacional usando datos obtenidos con el instrumento Astralux, instalado en el telescopio de 2,2 metros del Observatorio de Calar Alto (Almería) obteniendo imágenes de muy alta resolución de esta estrella, de calidad similar a las que se pueden obtener con el telescopio espacial Hubble.

Se han descartado un gran número de falsos positivos
En palabras de Jorge Lillo-Box, investigador del CAB y miembro de AstroMadrid que también ha participado en este trabajo, “con la técnica utilizada, denominada lucky imaging, hemos logrado descartar un gran número de falsos positivos, es decir, hemos eliminado configuraciones como la presencia de otras estrellas o las manchas estelares”.

“Estos fenómenos –prosigue– pueden confundirse con la presencia de un planeta, ya que causan efectos similares en los datos recibidos, por lo que sólo con una observación precisa es posible descartar que se trate de objetos estelares en lugar de planetas”.

Parte de las imágenes se obtuvieron durante el tiempo garantizado español del Centro Astronómico Hispano-Alemán, observatorio de Calar Alto –dependiente del CSIC y de su homólogo alemán, la sociedad Max-Planck–, tiempo que gestiona el Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC).

Ayuda de telescopios terrestres

Este trabajo es fruto de una gran colaboración internacional, dedicada a la explotación de los extraordinarios datos que proporciona el satélite Kepler, pero también de datos recabados por telescopios en tierra.

Según Barrado, “sin las observaciones adicionales de los telescopios terrestres, no hubiera sido posible interpretar adecuadamente la información de Kepler. Es el binomio observatorio espacial más terrestre el que produce las sinergias requeridas para producir este tipo de impresionantes descubrimientos, que hace unos pocos años estaban más allá de la imaginación más osada. Nuevamente, muestran la necesidad de mantener una adecuada financiación a los observatorios terrestres”.

El telescopio Kepler fue lanzado en el año 2009 con el objetivo de determinar la abundancia de planetas rocosos en zonas de habitabilidad alrededor de estrellas similares a nuestro Sol en nuestra galaxia. Kepler monitoriza de manera constante unas 150.000 estrellas para detectar los tránsitos de sus cuerpos planetarios.

http://www.agenciasinc.es

Referencia bibliográfica:

Thomas Barclay et al. “A sub-Mercury-sized exoplanet”. Nature, 20 de febrero de 2013. Doi:10.1038/nature11914.

Detectan un ‘Júpiter caliente’ que se escapa de las teorías de formación planetaria

Un equipo internacional de científicos –entre los que se encuentran investigadores de la UNED, el Centro de Astrobiología y otros centros españoles–, ha descubierto un exoplaneta fuera de lo común, al contar con un radio desproporcionado en relación con su masa, y que no sigue las teorías vigentes de formación de planetas. El cuerpo, bautizado como WTS-1b, se considera un ‘Júpiter caliente’, debido a su composición gaseosa y a su elevada temperatura.

 

Cada semana, telescopios de todo el mundo detectan nuevos exoplanetas –que orbitan alrededor de estrellas distintas al Sol– pero el último que ha hallado el United Kingdom Infrared Telescope (WTS-UKIRT) ubicado en Hawái, se sale de lo habitual. “Es un planeta especial porque tiene un radio muy grande, dadas su masa y edad, y de acuerdo con las teorías actuales de formación planetaria”, explica Luis Sarro Baro, investigador del departamento de Inteligencia Artificial de la UNED y uno de los autores del hallazgo, que se describe en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

“Es un planeta especial porque tiene un radio muy grande, dadas su masa y edad, y de acuerdo con las teorías de formación planetaria”

Read more Continue reading

¿Estrellas jóvenes y viejas?

Esta colorida visión del cúmulo globular NGC 6362 fue captada por el instrumento Wide Field Imager, instalado en el telescopio MPG/ESO de 2,2 metros, en el Observatorio La Silla de ESO, en Chile. Esta brillante bola de estrellas se encuentra en la constelación austral de Ara (El Altar).
Crédito:
ESO

Esta colorida visión del cúmulo globular NGC 6362 fue captada por el instrumento Wide Field Imager, instalado en el telescopio MPG/ESO de 2,2 metros, en el Observatorio La Silla de ESO, en Chile. Esta nueva imagen, junto con otra de la región central obtenida por el telescopio espacial Hubble de la NASA/ESA, proporcionan la mejor visión jamás obtenida de este cúmulo poco conocido. Los cúmulos globulares están compuestos, principalmente, de decenas de miles de estrellas muy viejas, pero también contienen algunas estrellas con aspecto sospechosamente joven.

Los cúmulos globulares de estrellas se encuentran entre los objetos más viejos del universo, y NGC 6362 no puede ocultar su edad en esta imagen. Las numerosas estrellas amarillentas del cúmulo ya han vivido la mayor parte de sus vidas y se han convertido en estrellas gigantes rojas. Pero los cúmulos globulares no son reliquias estáticas del pasado — en estas densas ciudades de estrellas, aún tienen lugar algunas curiosas actividades de tipo estelar.

Read more Continue reading

Hubble Reveals a New Class of Extrasolar Planet Hubble descubre una nueva clase de planetas extrasolares

Determinan que un planeta ya conocido contine agua en grandes cantidades, aunque no es propicio para la vida.

La realidad a veces supera la imaginación o, al menos, ya que se había ya postulado algo así, supera los ejemplos de planetas que tenemos en nuestro sistema solar. Porque GJ 1214b no es como ningún otro planeta que conocemos.
GJ 1214b tiene una gran fracción de su masa que es agua. Este planeta orbita una enana roja y ya se había descubierto en 2009. Tiene una masa de casi 7 veces la terrestre y un diámetro 2,7 veces mayor. Orbita su estrella cada 38 horas a una distancia de 2 millones de kilómetros y tiene una temperatura estimada de 230 grados centígrados. Se encuentra a unos 40 años luz de nosotros en la constelación de Ofiuco.

Read more Continue reading

Una de las estrellas más primitivas jamás descubiertas, desafía las teorías aceptadas sobre formación estelar

Un equipo de astrónomos europeos ha encontrado en la Vía Láctea una estrella que, para muchos, no debería existir. Está compuesta casi totalmente por hidrógeno y helio, con cantidades muy pequeñas de otros elementos químicos, y precisamente es en esta sencilla mezcla donde reside su rareza. Su inusual composición la coloca en la «zona prohibida» de la teoría de formación estelar ampliamente aceptada, lo que implica que esta estrella es… prácticamente imposible. Los investigadores, que han publicado sus resultados en la revista Nature, creen que puede ser una de las más primitivas jamás descubiertas.

Los astrónomos utilizaron el Very Large Telescope (VLT) del Observatorio Europeo Austral (ESO) en Cerro Paranal (Chile), para localizar la tenue estrella en la constelación de Leo, llamada SDSS J102915+172927. Resultó ser la que posee la menor cantidad de elementos más pesados que el helio (lo que los astrónomos llaman «metales») de todas las estrellas estudiadas hasta ahora. Tiene una masa más pequeña que la del Sol y probablemente tiene más de 13.000 millones de años.

Loading player…

This video zoom sequence starts with a wide-field view of the bright constellation of Leo (The Lion) and slowly closes in on what looks like an unremarkable faint star. This ancient star is called SDSS J102915+172927 and has been found to have the lowest amount of elements heavier than helium of all stars yet studied. It has a mass smaller than that of the Sun and is probably more than 13 billion years old.

Credit:

ESO/A. Fujii/Digitized Sky Survey 2

http://www.eso.org/public/videos/eso1132a/

Read more Continue reading

La lluvia de Encélado rodea Saturno

Los chorros de agua que expulsa Encélado, una de las lunas de Saturno, forman un gigantesco anillo de vapor de agua alrededor del planeta. El descubrimiento se ha realizado gracias a las observaciones del telescopio espacial Herschel de la Agencia Espacial Europea (ESA).

Hasta ahora se desconocía el origen del agua presente en las capas superiores de la atmósfera de Saturno, pero el telescopio Herschel acaba de resolver el misterio: viene de Encélado, una de sus lunas.

Este satélite expulsa alrededor de 250 kg/s de vapor de agua, mediante chorros que salen de su polo sur (conocidos como Tiger Stripes –franjas del tigre– por las marcas que dejan en su superficie), y el agua crea una gran estructura en forma de ‘donut’ (en geometría se denomina ‘toro’) de vapor en torno a Saturno.

Así lo recogen las observaciones de Herschel, que confirman a Encélado como la única luna conocida en el sistema solar que influye en la composición química del planeta al que orbita.

“No existe un fenómeno comparable en la Tierra”, dice Paul Hartogh, del Max-Planck-Institut für Sonnensystemforschung (Katlenburg-Lindau, Alemania), director del equipo responsable del análisis de estos resultados. “Esto pasa solo en Saturno. A nuestra atmósfera no llegan cantidades significativas de agua procedentes del espacio”.

Read more Continue reading

Atlantis: Su último vuelo

La historia definitiva del transbordador espacial relatada por las personas que lo hicieron realidad.

El sistema de Transbordador Espacial de la NASA (en inglés: Space Shuttle, Space Transport System o STS) formó parte del programa del transbordador espacial, siendo la primera nave espacial reutilizable y la primera capaz de poner satélites en órbita (aunque una órbita baja), y traerlos de vuelta a la superficie. Cada transbordador tenía una vida útil proyectada de 100 lanzamientos. Fue diseñado para ser el sistema bandera de exploración espacial tripulada de EE.UU. durante los años 80, y para hacer realidad el sueño norteamericano de construir y mantener una estación espacial como habían tenido los soviéticos en su momento. La flota de transbordadores espaciales, junto con los vehículos soviéticos, fueron los encargados de elevar los distintos módulos de la Estación Espacial Internacional, así como de la provisión regular de suministros.

Durante la década de 1960, la NASA había planteado una serie de proyectos sobre vehículos espaciales reutilizables para reemplazar los sistemas de uso único como el Proyecto Mercury, el Proyecto Gemini y el Programa Apolo. La Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF) también tenía interés en sistemas más pequeños con mayor maniobrabilidad, y estaba realizando su propio proyecto de avión espacial, llamado X-20 Dyna-Soar, por lo que ambos equipos trabajaron juntos.

Read more Continue reading